Que tipo de piel tienes?

Disfruta del servicio Que tipo de piel tienes? que ofrecemos en Farmacia el Campus

Que tipo de piel tienes?

 

Que tipo de piel tienes?

 

Normal, grasa o mixta?

 

TIPOS DE PIEL MÁS COMUNES.


PIEL NORMAL.

Un tipo de piel normal se caracteriza porque no tiene zonas que son demasiado grasas o secas. La piel es suave al tacto y sus  poros (pequeñas cavidades en la superficie de la piel más o menos dilatadas) son poco visibles.La piel no suele presentar ninguna imperfección aparente. Una piel normal puede normalmente utilizar la mayoría de nuestros productos.

PIEL SECA.

Una piel seca se caracteriza por una capa  fina y delgada y tienen poros muy pequeños con baja producción de sebo. Una piel seca tiende a deshidratarse. La piel seca necesita unos cuidados diarios para evitar que pierda luminosidad y que aparezcan arrugas prematuras. Tenga en cuenta que hay una diferencia entre la piel seca y deshidratada. Una piel seca tiene una baja producción de grasa y necesita  cremas ricas en grasa extra, aceite de suero, máscara, etc. Una piel seca con una baja frecuencia de sebo es sensible y se siente tirante y apretada después de lavarlas. Si la piel excesivamente seca tiene descamación o formación de grietas con signos de deshidratación extrema y la falta de humedad.
En invierno, el 30-40% de las mujeres sufren de sequedad cutánea: la famosa "piel de cocodrilo" causa estragos en las piernas y los brazos, mientras que en el rostro la sensación de malestar viene acompañada de escamas, estrías o enrojecimiento. El enrojecimiento refleja una inflamación y una irritación, que son características de la piel seca. Al faltar sebo y lípidos protectores, la piel reacciona fuertemente a las agresiones externas.

PIEL GRASA

Un tipo de piel grasa se caracteriza por grandes poros visibles que producen gran cantidad de sebo haciendo que la piel se vuelva grasa y brillante. La piel grasa es frecuente en la cara y en el cuero cabelludo. Aparece cuando las glándulas sebáceas producen sebo de forma excesiva. Este tipo de piel requiere que se tomen precauciones especiales cuando se limpia y cuando se aplica maquillaje.Los poros de la piel están dilatados y la piel es más gruesa. En los casos más severos, se observa una capa grasa al tocar la piel. La seborrea en el cuero cabelludo hace que el pelo esté graso y pegajoso. 
Aprender a cuidar la piel grasa es un aspecto muy importante para quienes contamos con este tipo de tez, pues nos ayuda a evitar que esta condición se convierta en un impedimento para lucir el rostro que deseamos. Contar con una tez brillante, con poros abiertos y con una dermis que parece que no recibe la limpieza adecuada es claramente molesto, sin embargo con los cuidados adecuados y usando productos indicados para estas pieles, todas estas molestias podrán ser neutralizadas consiguiendo la piel hermosa que deseas.

PIEL MIXTA.

La piel mixta quizá sea el tipo de piel más difícil de cuidar, pues se caracteriza por tener la zona T del rostro (frente, nariz y barbilla) grasa y con brillos, mientras que las mejillas y el contorno de ojos son secos. Esto hace que sea necesario un cuidado muy específico que, al mismo tiempo, consiga aportar la hidratación que requieren las zonas secas pero sin engrasar las otras. 
La limpieza diaria es un paso que no debes saltarte si deseas cuidar bien la piel mixta. De hecho, es necesario limpiar y purificar el rostro dos veces al día, mañana y noche. Para ello, utiliza un  gel limpiador especifico para este tipo de pieles. Son preferibles los geles con base acuosa a los jabones que son más agresivos. Aplica el gel con movimientos circulares en la zona T del rostro para eliminar el exceso de grasa y, luego, hazlo ligeramente por las demás zonas.

PIEL SENSIBLE

Mientras que la piel sensible puede aparecer en cualquier lugar del cuerpo, lo más probable es que aparezca en la cara. Se manifiesta cuando la función de la barrera natural de la piel está deteriorada, con la subsiguiente pérdida de agua y penetración de irritantes. Los síntomas aumentan por factores a los que la piel facial es la más expuesta, desde el sol hasta algunos componentes presentes en cosméticos y limpiadores.

Conocer a fondo las causas de la piel facial sensible y los factores que pueden empeorarla puede ayudar a reducir su impacto y atenuar sus apariciones. Calmar, mimar, proteger y salvaguardar: éstas deben ser las funciones de los tratamientos para piel sensible. Una limpieza no agresiva  es vital. Elegir productos que respeten el equilibrio natural de la piel, sin alterarla y eliminado todo rastro de suciedad y de maquillaje de forma suave. La exfoliación debe hacerse una vez por semana ¡como máximo!, siempre y cuando sea con delicadeza. Conviene evitar los cambios de temperatura bruscos (que irritan los capilares), así como los ambientes muy secos, que roban una preciosa humedad a la piel. Las comidas muy picantes, el alcohol y el tabaco sólo contribuyen a aumentar aún más la sensibilidad cutánea, por lo que deben evitarse.



Confia en nuestros servicios

 

Experiencia

Más de 40 años a tu disposición.

 

Soporte al usuario

A tú disposición siempre que nos necesites.

 

Garantía

Nuestros productos estan totalmente garantizados.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Por favor, lea nuestra Política de Cookies si desea saber más. ACEPTAR Más info